Skip to content

Alarma en Colombia: Misiles antiaéreos en manos de las FARC

July 13, 2009

Los S-70 Arpía han tenido gran éxito contra las FARC. Ahora las FARC buscan contrarestarlos. (Foto: Airliners.net)

Los S-70 Arpía han tenido gran éxito contra las FARC. Ahora las FARC buscan contrarestarlos. (Foto: Airliners.net)

El diario colombiano  EL TIEMPO asegura que fuentes de altísima responsabilidad en el Gobierno le confirmaron que hay información confiable que señala que esa guerrilla concretó un negocio para adquirir misiles tierra-aire rusos a través de contactos ubicados en territorio de Venezuela.

El diario EL TIEMPO dice conocer además los últimos reportes de un grupo especial de Inteligencia que desde el año 2000 tiene la misión de seguir los movimientos que ha hecho esa guerrilla para revertir la desventaja estratégica en la que quedó cuando las Fuerzas Militares completaron sus flotillas de helicópteros y aviones.

En diciembre pasado, ese grupo estableció que tres representantes de las Farc en el exterior empezaron a manejar información de los misiles IGLA-S (IGLA-S / SA-24 Grinch), última generación del armamento tierra-aire desarrollado por la industria militar rusa. Parece ser que varias agencias extranjeras de inteligencia también manejan versiones en el mismo sentido.

Al frente de los contactos estuvo, según los mismos reportes, ‘Iván Márquez’, integrante del secretariado de las Farc, y del que el propio presidente Álvaro Uribe ha dicho que está en el exterior.

Hasta ahora no se tiene confirmación de que ese material haya entrado a territorio colombiano. Lo cierto es que la potencial amenaza ya fue notificada a los pilotos de la Fuerza Aérea y de la Aviación del Ejército que están asignados a tres zonas del país donde se concentran las mayores operaciones contra las Farc y donde están refugiados al menos tres jefes del secretariado.

“En los últimos años hemos lidiado con los rockets (RPG). Muchas veces los hemos visto pasar, como un fogonazo, por el lado de los helicópteros, pero un misil es otra cosa y de eso ya estamos notificados”, señala un piloto militar.

Una de las fuentes confirmó que las Farc, a través de ‘Márquez’, estaban detrás de al menos 20 de esos misiles, cuya velocidad supera de lejos la de los aviones y helicópteros militares que cambiaron el curso del conflicto.

El tema es tan delicado que ya ha ameritado dos reuniones entre el alto Gobierno y la cúpula militar. Se han analizado varios escenarios: desde la búsqueda de nuevas tecnologías capaces de conjurar la amenaza, hasta rastrear los seriales de los misiles que estarían en manos de la guerrilla, para determinar quién los compró.

El IGLA-S (SA-24 Ginch para la OTAN)

El IGLA-S (SA-24 Grinch para la OTAN)

Una fuente de la Casa de Nariño reveló que el asunto estuvo en la agenda del presidente Uribe durante su última visita oficial a Venezuela, en abril pasado. Agregó que el gobierno del presidente Hugo Chávez se comprometió a hacer averiguaciones al respecto.

La intención de las Farc de conseguir misiles tierra-aire está documentada en extenso en los computadores de ‘Raúl Reyes’ y es ampliamente conocida en el mercado negro de armamento en todo el mundo.

Tanto así que el famoso ‘Mercader de la Muerte’, Víctor Bout -capturado en Tailandia el año pasado en una operación encubierta de la DEA que usó a la guerrilla colombiana como señuelo- ofreció vender entre 700 y 800 lanzacohetes.

“El 26 de enero del 2008, durante una reunión en Rumania (…) se informó que Bout tenía 100 misiles IGLA disponibles inmediatamente”, se lee en el expediente contra el traficante ruso, al que E.U. pide en extradición.

En promedio, cada lanzacohetes se negociaría por unos 100 mil dólares. En Colombia y en Estados Unidos hay preocupación por el control sobre un lote de misiles de ese tipo que Venezuela le compró recientemente a Rusia para armar su Unidad Antiaérea de Combate a Pie.

Esta unidad es la que exhibió 50 misiles IGLA en el desfile militar del pasado 19 de abril, día de la independencia venezolana (Click para ver el video).

“Los lanzamisiles antiaéreos portátiles que Venezuela le ha comprado a Rusia son sistemas muy modernos. Es importante que se controlen debidamente para que no terminen en otras manos”, dijo en ese momento Sara Mangiaracina, portavoz del Departamento de Estado, citada por el diario The Miami Herald.

No es la primera vez que la inteligencia colombiana rastrea este tipo de operaciones de la guerrilla. Una situación similar se vivió a mediados del 2000, cuando altos oficiales del Ejército viajaron por varios países de Europa, América y África tras el rastro de traficantes que le iban a vender a las Farc un lote de misiles Sam-7.

Hace dos semanas, una corte federal de Estados Unidos condenó a 25 años de prisión a Tareq Mousa al Ghazi, un libanés de 62 años acusado de intentar vender “millones de dólares en armamento” a las Farc.

Venezuela adquirió 50 IGLA-S (Foto: PEDRO REY/AFP/Getty Images)

Venezuela adquirió 50 IGLA-S (Foto: PEDRO REY/AFP/Getty Images)

Mousa al Ghazi era, según la justicia estadounidense, uno de los contactos de Monzer al Kassar, un traficante de armas sirio que desde los años 80 era considerado como uno de los enemigos públicos más importantes de Estados Unidos y que por años logró eludir la persecución de Washington.

Eso fue así hasta el 2007, cuando al Kassar fue detenido en su mansión de Marbella (España) por intentar venderles fusiles AK-47 y misiles a las Farc.

El sirio cayó en una trampa montada por la DEA y otras agencias de inteligencia de E.U. Ellas infiltraron agentes que lo contactaron como supuestos representantes de la guerrilla y lo convencieron de que querían negociar el arsenal. Incluso depositaron miles de dólares en sus cuentas y en el expediente aparece detallada la lista del armamento (con instrucciones sobre el lanzamisiles Strella) y cartas falsas de la Policía de Nicaragua que supuestamente iban a ser la fachada legal del negocio.  España lo extraditó a Estados Unidos y allí lo condenaron a 30 años de prisión.

El mismo anzuelo lo mordió hace un año Víctor Bout, el ex KGB cuyos negocios con armas inspiraron el libro El Mercader de la Muerte, que terminó en película de Hollywood.

Bout, que está en plena batalla legal para evitar su extradición a E.U., fue contactado por agentes encubiertos que le pidieron (como a al Kassar) misiles para derribar los helicópteros usados en la lucha antinarcóticos en Colombia.

Ofreció entregar entre 700 y 800 en marzo del 2008, entre ellos 100 IGLA que, dijo, tenía disponibles de inmediato.

En noviembre de 1999, la inteligencia colombiana tenía la plena confirmación de las transacciones que el ‘Negro Acacio’, jefe del frente 16 de las Farc, había hecho con los hermanos peruanos Luis y Frank Aybar Cancho, para la compra de 10 mil fusiles AK-47.

Por esa misma época, el contacto que entregó los detalles de la transacción habló de otra compra en curso: un lote de misiles Sam-7 que había quedado de la guerra en Nicaragua. “La información fue tan exacta que planteamos la posibilidad de buscar a los contactos de las Farc en Europa. Se designó un grupo y empezó el seguimiento”, dice una fuente militar.

Así nació ‘Hielo Azul’, una de las más grandes operaciones de inteligencia encubiertas, hecha por militares colombianos y de la que hasta hoy no se tenía noticia. Dos oficiales viajaron al Reino Unido y, con el apoyo de la inteligencia británica, ubicaron a un sirio encargado de contactar a los vendedores.

“Tuvimos que ir hasta Europa y Suráfrica para saber que la transacción se cerraría en Centroamérica y la entrega se haría en Panamá, para que los misiles entraran por el Pacífico colombiano y de ahí a la zona de distensión”, señala uno de los oficiales que hicieron parte del equipo.

Los militares colombianos lograron penetrar la red, pero seguir adelante costaba 800 mil libras esterlinas de la época, valor que en su momento altos funcionarios consideraron demasiado elevado. La operación se abortó y, según altos mandos retirados, los misiles se compraron y entraron a Colombia, pero quedaron inutilizados porque las Farc no hallaron cómo mantenerlos refrigerados, una condición básica para ese tipo de armamento. “La humedad de la selva los dañó y perdieron la plata”, agregó una fuente.

“Cuando se creó la Fuerza de Tarea Omega y se lanzó la campaña militar ‘JM’, con el Plan Patriota, había tres objetivos principales: capturar o dar de baja a los integrantes del secretariado de las Farc, hallar sus estructuras en medio de la selva, incluidas las cuevas que se encontraron este año, y los Sam 7”, agrega otro oficial.

Esa tarea no ha concluido. A pesar de que en Meta, Caquetá y Guaviare, la Fudra ha encontrado gigantescos arsenales que incluyen granadas hechizas y RPG (rockets) capaces de derribar un helicóptero, hasta ahora no se ha dado con el rastro de los misiles de las Farc.

Fuente: El Tiempo.com

Links: El IGLA-S según  KBM | GlobalSecurity


4 Comments leave one →
  1. jose aguilar permalink
    October 5, 2009 9:35 pm

    venezuela no va agredir a nadie.solo que estamos adquiriendo nuevo material.para sustituir al material caduco y obsoleto.ahora que nadie se equivoque porque los 120 tanques t 72 ylos t80 , asi como los aviones rusos,los chinos,los misiles biolorrusos, los iranies,los antiaeros de 300km es para derribar culquier avionque crucen nuestras fronteras.y mas con las 7 bases que la colombia uribista le a puesto en bandeja de plata a sus amos los gringos . hay que prepararse para responder.

Trackbacks

  1. Alarma en Colombia: las FARC podrían tener misiles AA | Blog Militar el Gran Capitán
  2. AT-4 venezolanos en poder de las FARC « Pan American Defense online
  3. Los post mas vistos del 2009 « Pan American Defense

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: